La actividad que realizamos es la producción de huevos ecológicos a partir de gallinas alimentadas y criadas con procedimientos ecológicos y con técnicas de cría semi-intensiva, tal y como nos indican las directrices de las normativas vigentes correspondientes, así como las dictadas por el Consell Català de la Producció Agrària Ecológica (CCPAE), del Departament d’Agricultura, Alimentació i Acció Rural de la Generalitat de Catalunya.

Hemos elegido la producción de huevos ecológicos por tener elementos que la hacen compatible con los ideales y objetivos que como empresa nos hemos propuesto. Por un lado, por tratarse de una actividad que permite que la desarrollen personas con diferentes grados y tipos de discapacidad y por otro, por tratarse de un producto que, al margen de sus connotaciones ecológicas asociadas a una alimentación natural con demanda ligeramente ascendente, dispone de la posibilidad de ocupar un nicho de mercado en el territorio, pensamos que todavía poco representado.

Las actividades ecológicas están logrando una mayor cuota de mercado en segmentos cada vez más amplios de una población más concienciada con un consumo ecológico, respetuoso con el medio y con la calidad y las características que acompañan los productos naturales.

La producción de huevos ecológicos contempla, entre otras cosas, que las gallinas basen su alimentación en pienso de procedencia ecológica, complementada con lo que pueden obtener de los patios de pastura de los que disponen. La rotación en el uso de los patios facilita la regeneración de los espacios naturales. Lo mismo sucede con los espacios interiores (nave), alternando entre ellos favorece unas condiciones sanitarias más saludables.
 
El hecho de que el huevo sea un producto altamente valorado y que su consumo esté regularizado en una dieta equilibrada (el número aconsejado de huevos por semana no es muy elevado) hace que el cliente apueste por la calidad, como elemento prioritario, a la hora de escoger el producto.

En este sentido apostamos por una relación de proximidad con el cliente, ya que como consumidor final es el objetivo principal a la hora de tener en cuenta sus gustos, preferencias y consideraciones. Estas son asumidas como requisitos que aportan elementos diferenciadores que favorecen la mejora continúa en la gestión cotidiana de los procesos de producción.

La calidad de nuestros productos, el servicio ofrecido y el valor añadido como producto ecológico, son elementos que nos ayudan a fidelizar a nuestros clientes.
 
 
 
La Klosca-CET® - Todos los derechos reservados